Monday, September 27, 2010

ESTA NO ES UNA CRÓNICA DEL CONCIERTO DE CHRISTINA ROSENVINGE EN LIMA (16/09/10)

A medianoche, Christina subió al escenario de la Vocé, abajo una legión de fanáticos coreaban su nombre, ella se encontraba hermosa-hada bajo las luces y el armazón de las tablas.

La tocada era para presentar su última producción titulada "Tu Labio Superior", disco editado en el año 2008 en la ciudad de Madrid, de los cuales interpretó "Nadie como tú", "La distancia adecuada", "Negro Cinturón", "Animales Vertebrados", "A contrapelo", "Eclipse", "Anoche" (Cuando vuelvo a casa intento recordar /qué era lo que anoche tenía que olvidar /Fui yo la apuñalada o yo clavé el puñal/ ya es mañana qué más da), intercalando el repertorio con algunas canciones de su época con los subtes, entre ellas: "Señorita", "Muertos o Algo mejor", "Alguien que cuide de mi", "Ni una maldita florecita", "Mil Pedazos", "Tú por mi" y "Pálido" con la que cerró la noche.

Además interpretó una canción compuesta por ella en alusión a su hermano intitulada "Jorge y yo", canción aún inédita y que será publicada en un próximo disco llamado “Tu Labio Inferior”, esperemos que sea este año o el verano del próximo, en el que también aguardaremos un esperado retorno tal como lo dio a entender en pleno concierto.

La rareza de la noche fue la interpretación de un cover de Leonard Cohen llamado "Hallelujah", claro que en su propia versión. También se tocó una canción del álbum realizado en coautoría con Nacho Vegas del disco "Verano Fatal", el tema era "No lloro por ti" (Lloro por las nubes / que son de un blanco imposible / y aquí abajo nada es puro, / todo es feo y tan horrible…)

Del "Continental 62" disco de la anterior gira del 2006, nos trajo “Tok - Tok” (Isabel. Maldito aguijón / otra vez siento la tentación / de ceder y perder la razón / en manos de un putón /sin fe ni corazón) gran ausente del precedente concierto, concuerdo con muchos que fue la mejor canción de la noche, no sólo por la voz melódica y hermosa de Christina sino por la melodía desgarradora de las cuerdas y el piano que era como un eco-viaje infinito capaz de transportar hacia puentes sostenibles de lo que podría denominarse belleza exquisita y pura, sólo igualable a un jazz de Charlie Parker o a un blues de Janis.

En definitiva fue un concierto acústico memorable, para decepción de los que esperaban más estridencia y un ruido ensordecedor de su época más rockera, pues Christina más allá de ser una artista de “culto” es una cantante que se reinventa y como ella mismo lo ha declarado en prensa -tiene su propia república dentro de la música- , yo diría un universo musical. No cabe duda que la teoría de la relatividad es acertada al lado de ella y de todo lo que la rodea, la hora y media del 16 de septiembre parecieron a penas minutos, claro que también pueden ser atribuidos a los efectos del vodka y otras agüitas. Salud por eso.



0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home